lunes, 13 de enero de 2020

Navidad entre calcetines y elfos

Que rápido pasan las fiestas, hace dos días estábamos preparándolas y ahora ya estamos recogiendo todos los adornos.

Como cada año hago algunas manualidades, esta Navidad les he hecho un gran calcetín a mis nietas por si  papa Noël les quería dejar algo.


Era un panel de Mankower que me cautivó en cuanto lo vi.


Es muy rápido de hacer, sólo lo he tenido que acolchar un poco



Lleva un doblez en la parte superior y una pequeña cinta para colgarlo.



Lo he forrado con una tela azul turquesa a juego con los colores del panel.






Para que Papa Nöel no se despiste, le he hecho dos etiquetas con sus nombres.



Los nombres los quería bordar pero finalmente los he pintado. Le he cogido gusto a la pintura sobre tela.


¿Queréis que os cuente algo sobre la tradición de éstos calcetines?

"La costumbre de colgar un calcetín para colocar los regalos del día de Navidad se encuentra muy extendida en el mundo anglosajón, y poco a poco va llegando a los países latinos. 
Se dice a los pequeños que los regalos que aparecen en ellos son los que provienen directamente de Santa Claus (o Papá Noël, dependiendo de la zona), mientras que los que se envuelven provienen del resto de la familia. Y así es como nace el calcetín de Santa Claus.
El origen de esta entrañable tradición proviene de una leyenda de la Edad Media.
En ella se relata que un hombre, tras la muerte de su esposa, quedó tan enajenado que decidió regalar todo su dinero, hasta la última moneda.
Tanto él como sus tres hijas quedaron sumidos en la pobreza. Malvivieron como podían, hasta que a las jóvenes les llegó el momento de casarse y encontraron tres pretendientes; sin embargo, el padre no tenía nada que ofrecer como dote, tal como era la costumbre en aquel tiempo, y por tanto la boda no podía celebrarse.
Esta situación llegó a oídos de Santa Claus, quien comprobó la aflicción que yacía en el corazón de las muchachas, que estaban sinceramente enamoradas. Así pues, durante el día de Navidad acudió a su chimenea y arrojó por ella tres monedas de oro. La suerte quiso que éstas rodaran hasta caer en los tres calcetines que colgaban al final; las jóvenes los habían colocado allí tras lavarlos, para que se secaran durante la noche. A la mañana siguiente despertaron y se encontraron con el inesperado regalo. Las monedas fueron suficientes para la dote, y por fin pudieron ser desposadas gracias al calcetín de Santa Claus" 

 
 
Hoy esta historia nos parecería muy machista pero es como eran la mayoría de las leyendas y cuentos. Afortunadamente ya no es así aunque queda todavía mucho por lo que luchar.



Suerte que para adornar la casa y organizar las fiestas he tenido la ayuda de dos pequeñas "elfos".


Que han dedicado unos versos a sus abuelos.


Directo desde el polo norte, han llegado unas postales con sus fotografías.


Ni que decir tiene que iban cargadas de abrazos y besos.

Y el día de Navidad por la mañana...........

Oh Sorpresa! Sí había regalos.


Que más se puede pedir.

Aprovecho para desearos a todas un año 2020 lleno de felicidad y sobre todo de salud.








viernes, 8 de noviembre de 2019

Saquitos de pócimas y hechizos

Otoño, cambio de estación y tiempo de dar otro aire a la casa.

Ya tenemos las ventanas cerradas y el horno en marcha para preparar delicias  típicas de esta estación.

Este año he hecho unos saquitos de olor inspirados en un terrorífico Halloween.




He combinado pintura sobre tela y costura.

Empecemos por el principio y son los materiales.




Tela blanca de algodón a la que le cambié la tonalidad tiñéndola con té hasta obtener un beige tostado.

Una ropita de cuadros vichy en beige y negro de hilo e hilos para bordar.




Así como complementos para adornar los saquitos. Botones de madera, cascabeles oxidados, cordel y paja.




Elegí algunos motivos de Halloween que encontré en Internet y los calqué, con mi mesa de luz, sobre la tela.



Las he pintado con pintura acrílica transformada en pintura textil. Los botones también los he pintado.



 Inspirándome en mis libros de maleficios.



 A cada saquito le he escrito un hechizo.

El fantasma Nicolás nos cuenta qué pasa con la luna durante esta noche de sustos.



La bruja Marieta tiene murciélagos como mascotas y como no podría ser de otra manera viaja en escoba voladora.




Los cuervos se han hecho amigos de los espantapájaros y van de puerta en puerta pidiendo caramelos.



Las calabazas están nerviosas por  ganar el concurso de decoraciones.



Siempre vigilando las linternas nocturnas.



Comparten espacio con unos muñequitos que compré el año pasado en la feria Abilmente Vicenza.



Un osito tuerto con bufanda de rayas y una castaña malvada.

Son de Cristy creations que se ha especializado en arte primitivo americano. Os invito a visitar su web.









Que bien se lo pasan todos juntitos jugando.


Las arañas están nerviosas por votar el saquito ganador.



Dentro de los saquitos he puesto bolitas de olor a Lavanda y ahora la casa huele mucho mejor.




No quiero despedirme sin dejaros uno de los dulces más típicos de "Catalunya" para estas fechas junto con las castañas asadas,"Los panellets".

Los hemos hecho en casa y están de muerte.

Coged unos cuantos y me decís.



Hasta muy pronto amigas.





lunes, 30 de septiembre de 2019

Las gallinas juguetonas

Podría afirmar que la cocina es uno de los lugares de la casa en donde paso más tiempo.

No es muy grande, pero suficiente para nuestras creaciones culinarias y me gusta cambiar pequeñas decoraciones que me hacen sentir más a gusto.

Ahora la tengo llena de gallinitas traviesas.



Mi cocina es blanca, gris y negra y éstos son los colores de las ropas que he elegido para hacer: un pequeño tapiz, unos adornos que cuelgan en un marco de tela de gallinero, un delantal y unos protectores para no quemarme las manos.


Empecemos por el "miniquilt gallinero".


Como han puesto,ya, algunos huevos los hemos guardado en un cesto de tela de vichy en amarillo que le da una nota de color al conjunto.


Los bloques están enmarcados por una tela de huevos sobre fondo de ropa de tela metálica de gallinero.

Seguimos con los "protege manos", en Cataluña los llamamos "Agafadors" no sé cual es la mejor traducción al español. Agarradores me parece.¿como los llamáis vosotras?.

Les he puesto unos botones pintado como detallito.


Con los huevos que han puesto voy a hacer unos flanes de requesón que nos gustan mucho.


Y para no mancharme, qué mejor que un delantal de conjunto.



No se cuantos delantales tengo, es una de mis debilidades. Algún día organizaré un desfile con mis amigas. Seguro que nos reiremos un montón.



He pintado un botón de madera, de quita y pon, para no estropearlo al lavar.




Cierro la cinta del cuello con un snap negro.

Aquí tenéis a la modelo : 


El marco de tela de gallinero:


Unos moldes de conejito de pascua y  de tarta, decapada, pintada de blanco y con una lámina de vintage.







 Deciros que por la mañana no paran de hablar y hablar menos mal que se acuestan prontito.

Hasta muy pronto Quilters, que tengas una buena semana.







LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...